Merci et au revoir 2016!

Qué difícil se vuelve creer, sobre todo después de desprenderte de proyectos e ideas preconcebidas durante tantos años, éste año. Qué difícil se vuelve ser ecuánime, aprender a vivir en el equilibrio y no en los extremos de la intensidad, a los que he sido proclive toda mi vida, qué difícil es trabajar e intentar mantener una sana armonía entre los que pensamos y lo que sentimos; se vuelve toda una odisea abandonar esos “ideales” que conformaban y le daban sentido a un proyecto de vida, y ahora, trabajar para construir nuevos proyectos, nuevas ilusiones priorizando, la ecuanimidad.

Hace relativamente poco tiempo me cayó el veinte, algo no andaba tan bien conmigo, en mí ser profundo; yo, ya no era feliz con lo que estaba siendo ni haciendo desde hacía tiempo. Necesitaba externalizar mis miedos y exorcizar mis demonios, destruir poco a poco mi zona de confort, verbalizar los no sin pena ni culpa, especialmente cuando el castillo de naipes se fue cayendo. Era preciso, entonces, que yo cambiara de dirección pues resultaba evidente que ese tren iba hacia otro destino tan predecible como aburrido, tan falso como pesado…tan hipócritamente seudo-intelectual.

Lo que tuve que aprender en los primeros meses de éste año fue a ver y después a entender cómo los proyectos que según yo eran mi sueño de vida se empezaron a negar, indicándome con un guiño que ese no era mi camino: primero, me pesó la extrema burocracia y la complejidad milimétrica para ingresar a un Doctorado que pareciera ponía más trabas que posibilidades alcanzables y reales para su ingreso (lo que representaba 4 años más de mi vida en la esclavitud académica); segundo, enfrentarme a las contradicciones de un sistema educativo (universitario) que premia y castiga ¿la lección? No hay trabajo de calidad que valga cuando los intereses son económicos, amistosos y proteccionistas del status quo, menos académicos y ¡por supuesto! Nadie es indispensable en juegos que se estrangulan solos.

Estos giros tan bruscos a mi “ideal de felicidad”, me hicieron cuestionarlo todo, incluidas mis elecciones profesionales, mi vocación académica, mis decisiones laborales ¡por qué demonios había elegido lo que había elegido si sólo me conducía a la decepción un día sí y el otro también!

Me descubrí ingenua, idealista, existencialista, excesivamente ética, pobre y sin posibilidades de crecimiento en ese mundo al que le dediqué y di tantas vueltas, por agrado y fe siete años hasta que el mensaje fue claro ¿en realidad quería lo que decía que quería? ¿Quería seguir dónde estaba otros siete años de mi vida? ¿Me hacía feliz? ¿Qué posibilidades de crecer tenía? Y me vi y no me vi en el espejo de quienes habitan ese mundo.

Fue así que después de la confrontación y el duelo, vino a mi una desconocida  calma y la sensación de tener de nuevo el mundo a mis pies, no tenía, ni tengo algo que perder, nada me ata a una vida eterna procurando mi aparente seguridad y bienestar social, sí, el que EPN con sus reformas y en mi época millennial se encargó de destruir. No había, ni hay nada que perder y; sin embargo, tanto por recuperar, empezando por mi LIBERTAD para aprovechar el tiempo que me quede en aprender hacer cosas nuevas, conocer otros mundos y otras personas, compartir experiencias, sin saber a ciencia cierta qué me deparará el futuro.

No obstante, éste año también me hizo cuestionar al tiempo, ese que invertí en los viejos sueños y que me pone en contacto de una u otra forma con diversas experiencias, con puertas que ahora están semi-abiertas y que parecen prever los primeros obstáculos por mi edad… la vida, la muerte, la existencia, el estar aquí y ahora, mismo que me hace pensar en disfrutar y lanzarme como gorda en tobogán con miedo, pero también con valor, a pesar del discurso de “ya no tienes 20”, pero a los 20 no tenía la extraña claridad que tengo hoy, las ausencias con las que vivo hoy, las experiencias de hoy, ya que la vida es un suspiro que no había entendido (luchando por mi esclavitud) y ahora que tantos y tantos han partido me doy cuenta del tiempo que he perdido y de lo que puedo comenzar a ser y hacer a partir de ahora.

La lutte des environnementalistes pour défendre les droits des animaux

Au fil des ans et avec la nouvelle technologie nous sommes témoignes des différents mouvements pro environnementales qui luttent pour défendre les droits des animaux et pour changer la condition des déprédations excessive des animaux, qui provoquent dégâts graves sur l’écosystème, grâce à ces espaces numérisés, comme internet et les réseaux sociaux,  ces organisations peuvent montrer leur position sur ce sujet et au même temps leur travail et, de cette façon nous sommes conscientes de la nécessité de faire partie d’un changement et de travailler ensemble pour améliorer la condition de vie des animaux, de leur habitat et bien sûr des communautés autochtones qui habitent avec eux.

Plusieurs groupes environnementaux présent leurs arguments dans des différents médias pour défendre cette cause. De cette façon, et selon mon point de vue la valeur de cette lutte particulière contra la chasse des animaux et la défense des animaux sauvages et ceux qui sont en péril  dû à l’importance qu’ils représentent pour les conditions de vie des communautés indigènes et la préservation de leurs espèces, en revanche, ils ont aussi des limites tenu en compte des intérêts gouvernementaux, des entrepreneurs et des autres organisations qui ne sont pas préoccupés pour la survivance des groupes d’aborigènes et de ces espèces, en dépit des conséquences négative pour la culture native et la planète, étant donné que le  plus importante c’est l’argent, par exemple, dans mon pays –Mexique- il y a points controversables avant l’existence de un partie politique que se dit écologiste, mais que ne représente pas les droits d’environnement, de peuples indigènes et des animaux, c’est pour ça qu’existent différents groupes de citoyens qui luttent travers les réseaux sociaux pour défendre ces droits élémentaires pour notre pays et notre population.

Multiplicidad discursiva entorno a la mujer-madre

En esta ocasión retomaré un tema sobre el cual ya hemos reflexionado en ocasiones anteriores, el rol de género y el papel de la mujer con la finalidad de entender las graves problemáticas de feminicidios o violencia de género en aumento constante en los últimos años,  pero esta vez pondré el énfasis en la sociedad y su multiplicidad discursiva entorno a la mujer y a la maternidad, a propósito de la festividad que supone el 10 de mayo y que celebramos justo hace una semana.

La referencia a la multiplicidad discursiva, desde éste personal enfoque de análisis, parte de todos aquellos espacios sociales que el filósofo  francés de origen argelino Luis Althusser identifica como aparatos ideológicos del Estado, es decir: familia, iglesia, medios de comunicación, escuelas y por supuesto, el mismo Estado. Espacios en donde culturalmente se construye una definición lingüística que permite identificar las características y roles que diferencian a una mujer de un hombre y,  la semiótica en la elaboración de una imagen idílica pero contradictoria de la mujer, pues se venera pero también se vulnera y violenta.

Desde esta perspectiva la cultura funge un papel central en el desarrollo, cooperación y entendimientos entre los géneros  y, retomando la definición de cultura de Max Weber en  el texto “La descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la cultura”  del antropólogo Clifford Geertz “El hombre es un animal inserto en tramas de significado que él mismo ha tejido, considero que la cultura es esa urdimbre y que el análisis de la cultura ha de ser por lo tanto, no una ciencia experimental en busca de leyes, sino una ciencia interpretativa en busca de significados”, es así que lo que se debe buscar es la explicación e interpretación de estas expresiones sociales que son enigmáticas en la superficie, pero que tienen profundas y oscuras raíces culturales.

No me atrevería a realizar un análisis sobre la concepción de la mujer y la maternidad en una cultura distinta a la mía, en culturas en las que no me reconozca o identifique, aunque hay similitudes en el trato de inferioridad y utilitarismo en todas ellas, así como en la suposición de abnegación y sufrimiento con una carga de heroicidad implícita. En este sentido, podría decir que para entender las conductas y relación amor – odio a la mujer-madre en México habría que detenernos  en el análisis que Octavio Paz planteó en su libro “El laberinto de la soledad” de manera específica en el apartado “Los hijos de la malinche”.

El apartado presenta profundas reflexiones sobre nuestro origen histórico en función de la conquista y la forma en que Cortés conquistó al imperio azteca y a sus mujeres, en particular a la Malinche, pero también en la forma en la que impuso su cosmovisión del mundo y comprensión de la mujer a través de la fe, del culto a la Virgen y los rasgos de la misma;  realizando una interesante analogía que gira entorno al  poder, concepto imperante en todas las relaciones humanas y por ende en las relaciones entre géneros.

En nuestro lenguaje diario, dice Paz “hay un grupo de palabras, prohibidas, secretas, sin contenido claro y a cuya mágica ambigüedad confiamos la expresión de las más brutales o sutiles de nuestras emociones y reacciones”, en nuestro caso exaltamos nuestra mexicanidad a través de la palabra “la chingada”, pero ¿qué es la chingada? Se pregunta Paz y se responde, es ante todo; la madre, una figura mítica, “la chingada es una de las representaciones mexicanas de la maternidad, junto con la llorona, en referencia a la sufrida mujer y madre mexicana que celebramos el 10 de mayo.

Es así que en todos los ejemplos que nos da Paz, el verbo –chingar- en nuestra cultura adquiere connotaciones de fracaso, de violencia, de un poder de fuerza para imponerse sobre otra cultura o persona, a través de penetrar por la fuerza lo otro. Lo chingado, nos dice Paz es lo pasivo, lo inerte y lo cerrado, el chingón es el macho que se abre, la chingada es la hembra y los hijos de la chingada somos nosotros el producto de esa violación cultural y simbólica que nos hace sentir siempre inferiores con relación a los otros y presupone como oposición al macho y sus conductas agresivas, violentas e inferiores de espíritu, pero superiores por el poder de la fuerza.

Ante la derrota de nuestros Dioses se eleva como figura mítica la virgen en esa imagen de mujer ideal, devota y sumisa que lo soporta  todo por su pureza lejana del gozo sexual, ese modelo de perfección hecho a imagen y semejanza de las características físicas de la mujer indígena. “El consuelo de los pobres, el escudo de los débiles, el amparo de los oprimidos, es decir, la madre de los huérfanos” en oposición a esa otra mujer impura desde los cánones sociales que  fue víctima de su desconocimiento o fue libre en su elección de vida.  El origen histórico de este trato ambivalente hacia la mujer tiene sus raíces en nuestra historia, en nuestra cultura replicada por los siglos de los siglos bajo un modelo que para nuestra sorpresa nunca ha sido realmente patriarcal, sino matriarcal.

Es así que cotidianamente nos encontramos con imágenes y discursos múltiples y ambivalentes como lo es una celebración al día de la mujer o al día de la madre, que invita a medio mundo a felicitarnos por serlo o a cuestionarnos por decidir no desearlo; a comprar de manera compulsiva regalos para señalar la importancia de las fechas y no reflexionar sobre nuestro actos concretos en relaciona a la feminidad y a lo que representa ser mujer.

En todo momento existe un discurso de los aparatos ideológicos de Estado que parecen  olvidar y dejan absurdamente de lado las características físicas que nos hacen mujeres con posibilidad de ser madres,  por ejemplo, la menstruación que sigue siendo un tema tabú y el acto fisiológico de amamantar a un bebé, así como padecer cambios hormonales, todos estos actos naturales continúan siendo estigmatizados y por ilógico que parezca invisibilizados o señalados socialmente en éste despliegue retórico que pretende obviar en lugar de hablar claro sobre el tema, en este despliegue mediático, social y consumista que de manera constante excluye a las mujeres de la estructura laboral por estar embarazadas o por ser simplemente madres, violentando  derechos humanos y laborales, pero complacidos por el alud  publicitario que invitan a festejar a nuestra madrecita santa, la única mujer que es una verdadera santa y así se reproduce y alimenta de manera cíclica la imagen y figuras míticas de la  Virgen a la Magdalena, de  la Malinche a la Llorona…

 

 

Mars, une planète à découvrir!

L’histoire de l’humanité a été pleine de questions sur la possibilité de l’existence de la vie dans d’autres planètes et leur composition physique et chimique, dehors de tous ceux qu’elle connait, qu’elle peut observer et toucher. Avant, répondre à ces questions était compliqué mais, pas maintenant. Avec le développement technologique plusieurs expéditions ont été réalisées avec l’intention de montrer les caractéristiques spécifiques d’autres mondes.

Toutefois, Mars, la planète rouge, a notamment un charme spécial sur les habitants de la Terre, qui montrent un intérêt particulier pour connaître les similitudes ou différences qui existent entre elles. La ressemblance avec la terre est très significative ; surtout pour les découverts de l’existence d’eau, élément essentiel pour la vie, aussi que des satellites en commun, mais différentes dans leur composition géologique.   Raison par laquelle les experts pensent qui font partie de la même famille, malgré les différences de temps de rotation et les conditions climatiques : plus extrêmes en Mars.

De cette façon, l’aventure pour découvrir cette planète a comme objectif: la possibilité de s’installer là-bas et faire la conquête d’un nouveau monde, Bien sûr, plusieurs hypothèses sont possibles pour dévoiler plus des secrets et des risques de la vie en Mars.

L’eau dans la planète rouge

L’eau a toujours été importante pour la vie de l’homme dans la planète terre, mais dans les derniers décennies la manque d’eau dans la terre c’est une raison de préoccupation  c’est pour ca que c’est essentiel et bien apprécie liquide est devenu plus important par plusieurs raisons, parmi lesquelles se trouvent, la nécessité d’explorer et découvrir un nouveaux monde et au même temps de vérifier les conditions de vie qui pourraient exister là-bas; c’est pour ca que  des différents centres de recherche autour du monde sont en train de travailler pour apporter des nouveaux résultats scientifiques sur l’existence du vital liquide (condition élémentaire pour la vie) en Mars, mieux connu comme: “la planète rouge”.

La présence ou l’absence de cet élément en Mars, selon information publiée dans des diverses magazines scientifiques au fil des ans.  Aussi sur le journal « Libération» provoque des intenses débats au cœur de la communauté scientifique par la diversité et la particularité de leurs résultats. Mêmes qui ont touché le développement technologique pour pouvoir faire des observations plus précises sur les conditions de l’eau, la quantité d’eau glacée, les caractéristiques et  la forme de la planète cible et, par conséquence,  lié à la possibilité d’avancer dans l’exploit scientifique.

De cette façon, au fur  et  à mesure  les différentes découvertes ont aidé à construire une image plus claire de la planète voisine, de leur composition physique et chimique, en ouvrant la possibilité future d’aller vivre en Mars.

Crecimiento urbano – problemas futuros de la ZMG

En la intervención pasada realizamos un análisis sobre las condiciones de movilidad en la Zona Metropolitana de Guadalajara y los problemas en materia de políticas públicas en este sentido: tiempo, costos y condiciones de vida; a propósito de las distancias: hogar – trabajo – escuela y los altos índices de contaminación en ciudades como la nuestra, con un crecimiento exponencial a lo largo de los últimos años.

En esta ocasión completaremos el análisis con dos temas inherentes al crecimiento urbano y condiciones de vida de sus habitantes, esto son: las condiciones demográficas y el desarrollo sin parangón de la industria de la construcción, específicamente, la industria inmobiliaria, pues supongo que todos hemos sido testigos de un aumento sorpresivo y excesivo de edificios tanto para fines empresariales como unidades habitacionales que pintan un cuadro para la ciudad con un futuro muy complejo.

La ZMG ha presentado un marcado crecimiento-expansivo, a partir de la segunda mitad del siglo XX. De acuerdo con datos censales realizados por el Instituto de Información, Estadística y Geografía, así como por el INEGI los seis municipios centrales (por sus condiciones de desarrollo socioeconómico), que conforman el área metropolitana han crecido de manera más o menos similar a excepción de la ciudad referencia –Guadalajara-,  que ha disminuido su población, situación que repite el patrón de la mayoría de las grandes urbes latinoamericanas: “la ciudad central tiende a decrecer, al tiempo que crece la periferia”.

Es así que a partir de esta premisa se presentan aspectos a valorar y sobre los cuales poner énfasis a nivel demográfico para la sana convivencia social, tales como: la concentración o densidad heterogénea de los habitantes, la desigualdad socioeconómica, la calidad y cantidad de los bienes y servicios que se ofrecen, tanto para el centro como para la periferia, que al ser diferentes merman el desarrollo educativo, creativa, cultural y productivo de las zonas conurbadas, puesto que esta desigualdad disminuye oportunidades laborales en ciertos sectores poblacionales que tienden a provocar el desplazamiento constante hacia puntos centrales de mayor efervescencia económica.

En este sentido, el proceso de crecimiento de la ZMG se caracterizó por un proceso de anexión espacio-funcional, que fue incrementando paulatinamente la urbanización, provocando así un desdoblamiento urbano en Guadalajara que se concentra en la periferia dando pie a un crecimiento desordenado de promociones inmobiliarias habitacionales para distintos grupos sociales y unidades productivas de distinta naturaleza, donde se encuentran ubicados la mayoría de asentamientos de origen irregular, mismos que contribuyen a construir una perspectiva antropológica de nuestras urbes y nuestra cosmovisión cultural, caracterizada por el desorden y la irregularidad perfecto caldo de cultivo para los desastres.

El ritmo de crecimiento de la ZMG sin duda está supeditado a la extensión territorial de los municipios que la conforman y, por ende, se encuentra directamente relacionado con el agotamiento del uso de suelo disponible para su expansión, razón por la cual se ha generado una tendencia de crecimiento de las ciudades que apuesta por la construcción vertical, a pesar de la aglomeración de una importante cantidad de personas viviendo o trabajando en una zona determinada y la complejidad en materia de movilidad que esto supone, así como la proyección de un plan de desarrollo de bienes y servicios cercanos a estos espacios; tales como: áreas recreativas, zonas de cafeterías, bares o restaurantes, estacionamientos  etcétera que para algunas zonas tradicionalmente habitacionales ha representado un impacto negativo en su calidad de vida y seguridad.

No obstante, también  hay  puntos que son debatidos por quienes ven en éste tipo de propuestas una optimización del espacio, mejor uso de los recursos e integración social, además de ser una industria floreciente pero contradictoria, pues el sector inmobiliario muestra desde hace dos años signos positivos y un reposicionamiento de la industria con  mayor aportación al Producto Interno Bruto, en tanto, por otra parte, los costos de estos espacios habitacionales y de oficina son estratosféricos para los sueldos promedio de los habitantes de la ciudad; lo cual de nuevo evidencia  contradicciones sociales; de ahí que tenemos casas sin gente y gente sin casa…

De acuerdo al Overview de Guadalajara en 2015 se monitorearon 7 corredores: Nueva Zona Financiera, Américas Vallarta, Plaza del Sol, Chapultepec, Providencia, Puerta de Hierro y alrededores con promedio de renta mensual que oscila entre los  13,000 y 26,000 pesos el metro cuadrado

El tema no es pecata minuta, pues implica el desarrollo sustentable y estrategias que disminuyan el impacto ambiental como: evitar la tala de árboles, la destrucción de zona de bosque, la conquista sutil de pedazos de cerro que afectan negativamente al medio ambiente y al ser humano, así como la instalación irregular en zonas de riesgo, que a mediano o largo plazo terminarán por afectar la vivienda, la salud y nuestra calidad de vida. El crecimiento y desarrollo de la ZMG debe ser ordenado en aras de una mejor convivencia social y bienestar económico para todos, es así, que aún hay mucho por hacer en esta materia comenzando por regular el uso de suelo, respetar la naturaleza y pensar en el porvenir colectivo.

Movilidad urbana – caos en la ciudad

En los últimos años Guadalajara y su zona conurbada han crecido a un ritmo acelerado y sin una clara proyección en cuanto a su planeación urbana; tanto en vías de movilidad como en cuanto a su densidad poblacional y, por ende, inmobiliaria –  habitacional, tema que no es nuevo y sí muy problemático para la mayoría de las ciudades en Latinoamérica.

Así las cosas, conviene hacer un análisis sobre el desarrollo sustentable de nuestra ciudad, que ha experimentado, en los últimos meses, cambios necesarios y otros cuestionables en estas vertientes. En esta ocasión, de manera particular, nos referiremos a la movilidad urbana y las condiciones de vida, bienestar y prosperidad social, para abordar, en posteriores colaboraciones temas convergentes como la densidad poblacional y el boom inmobiliario referidos con antelación.

La movilidad urbana y la capacidad para desplazarse se han convertido en un tema prioritario en las agendas gubernamentales, por lo que se está trabajando en políticas públicas estratégicas para facilitar las dinámicas cotidianas del traslado: casa-escuela-trabajo, sobre todo en ciudades con evidente crecimiento poblacional donde un traslado requiere de 45 minutos a tres horas, aproximadamente dependiendo el área urbana de la que se trate.

En este sentido, nuestra ciudad presenta retos, pues toda su movilidad básica se limita a 4 vías rápidas que asemejan una cruz y fuera de ello no hay grandes posibilidades de movimiento, al menos no en vehículos automotores, lo que genera caos por el simple hecho de cerrar una de estas vialidades, es así que analizar la problemática de desplazamientos, implica varias enfoques: por una parte, los proyectos de transporte urbano colectivo, los viajes de a pie o en bicicleta; por otra parte, el constante aumento de vehículos particulares que congestionan las vías y requieren, por tanto, medidas de infraestructura urbana e interurbana para el transporte privado y por último, pero no menos importante el tiempo – vida que se invierte en dichos traslados.

Las soluciones que a este respecto se han planteado en el ámbito de lo público, han requerido la inversión de fondos federales y estatales (como la construcción de la línea 3 del tren ligero), e incluido la réplica de modelos que han sido exitosos en otras ciudades nacionales e internacionales (ciclovías, macrobus y pre-tren), pero que no han contribuido a aminorar el exceso de autos en la selva de asfalto y mucho menos a disminuir emisiones de gas contaminante, ni los accidentes viales.

De acuerdo con el reporte nacional de movilidad urbana en México (2014-2015), que forma parte del reporte Global de Asentamientos Urbanos ONU-Habitat, que se  propone contribuir al avance de ciudades mexicanas hacia modelos de desarrollo sustentable en un contexto de Derechos Humanos, las deficiencias en la movilidad de las grandes urbes han limitado los derechos de sus habitantes.

Los problemas de planeación urbana en los trayectos implican factores como: El tiempo asignado a los traslados, que no tiempo invertido, pues que no hay una recuperación del tiempo, aunque se asigne un valor a las horas de trabajo;  los costos por traslado, frecuentemente en aumento, muy por encima del salario mínimo pensando en quienes toman 4 autobuses y, la condición e inseguridad de los mismos que golpean todos los días la calidad de vida de las personas y de la economía familiar.

De esta forma, la zona metropolitana de Guadalajara y, en general,  las ciudades de la región, se encuentran lejos de contar con sistemas de movilidad interconectados y eficientes que favorezcan el bienestar social y económico, en rubros como el laboral, educativo e incluso recreativo para disfrute de la ciudad, aunado a esto se presentan problemas en la salud de los habitantes en materia: visual, atmosférica y acústica, así como un deterioro ambiental evidente y preocupante (tal como lo vive ahora la ciudad de México con la pre-contingencia ambiental).

Dadas estas circunstancias, se busca que tanto los distintos niveles de gobiernos, como ciudadanos participemos de manera activa en la incentivación de modelos de transporte distintos, para ello se requiere de un compromiso con el bienestar colectivo, en aras de mejorar la calidad y seguridad del transporte público, precio justo y accesible tanto para usuarios como choferes, es decir, ir más allá de las grillas que benefician a unos pocos o de las negociaciones ante los berrinches y  partir del bienestar común de los habitantes de una ciudad que poco a poco se inunda de automóviles, mismos que no sin razón, tachan de deficiente y  encarecido al sistema público de transporte colectivo, de peligroso e inseguro al uso de la bicicleta o viajes a pie como un círculo vicioso que parece no tener fin y en el cual contribuimos todos de una u otra manera ante la falta de cultura vial y conciencia ciudadana.

En esta vía de re-construcción de la ciudad, se plantea la necesidad de impulsar modelos de ciudad compacta con uso de suelos mixtos compatibles, así como el esquema de calle completa como un medio para favorecer la accesibilidad universal, siendo este un espacio vital donde se genera un modelo incluyente de todas los tipos de usuarios: peatones, ciclistas, usuarios del transporte público y automovilistas, que ponga el acento en el ser humano, para así rescatar los valores de solidaridad, pertenencia y colectividad.

Por supuesto, que el tema de la movilidad urbana no es un problema aislado, es causa – efecto de otros problemas colaterales de los que hablaremos en la próxima emisión: la densidad poblacional y, por supuesto, el boom inmobiliario – habitacional que complica el estilo de vida de los habitantes de la zona metropolitana para así analizar un modelo de ciudad que crece en vertical.

Anteriores Entradas antiguas